Viernes, 25 Jul de 2014
Domingo, 29 Septiembre 2013 19:19

Presupuesto General de la República 2014

Hugo Noé Pino
El documento “Los lineamientos de política presupuestaria 2014” preparado por la Secretaría de Finanzas establece en sus primeros dos párrafos lo siguiente:

"El objetivo del presente documento es dar a conocer los lineamientos y criterios específicos para la elaboración del Proyecto del Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República de Honduras para el año 2014, los cuales regirán para todas las dependencias del Sector Público hondureño. 

La transparencia fiscal supone un esfuerzo por informar al público sobre las actividades pasadas, presentes y futuras del gobierno y sobre la estructura y las funciones gubernamentales que determinan las políticas y los resultados fiscales. Es bajo este marco que se presenta este documento de lineamientos de política presupuestaria, a fin de informar a la población hondureña el instrumento que sirve de apoyo y línea para la elaboración del presupuesto anual 2014.”

En otras palabras, la publicación de los Lineamientos, al igual que la del Presupuesto General de la República, es un acto de transparencia presupuestaria para la sociedad en su conjunto y no únicamente para lo políticos. Es de notar que el Ministro de Finanzas había anunciado, como corresponde, que a más tardar el viernes 14 de septiembre sería presentado el Presupuesto al Congreso Nacional.

El tema reviste mayor importancia cuando nos encontramos abocados a un proceso electoral en donde el tema fiscal tiene que ser analizado y discutido porque forma parte de los principales problemas nacionales. La acumulación acelerada de deuda interna durante los últimos años que de 23,000 millones de lempiras en 2009 se ha incrementado a más de 60,000 millones en los últimos cuatro años, con un costo enorme para el tesoro público, exige la presentación de propuestas a su solución. 

En la misma dirección podemos preguntar:
 ¿Es realista pensar que el crecimiento económico del 2014 será de 3% y la inflación de 5% como lo señala el documento sobre los Lineamientos?
¿Es posible proyectar que los ingresos tributarios crecerán 11% en estas condiciones?
¿Porqué el déficit del gobierno Central será igual al del Sector Público Combinado, qué sucede con las finanzas de las empresas públicas y de los institutos de previsión?
¿Por qué se proyecta que la inversión pública se mantendrá estancada el próximo año?
¿Cómo explicar que la  deuda total del país ha crecido de un saldo de 3,600 millones de dólares en 2009 a 7,800 para finales del presente año?

Estas preguntas las hacemos a manera de ejemplo por la importancia que reviste la discusión amplia y abierta del presupuesto nacional. En el pasado, el presente gobierno realizó importantes avances en materia de transparencia presupuestaria; se comenzó a publicar los ocho documentos presupuestarios que la Asociación Internacional de Presupuestos (IBP, por su siglas en inglés) señala como indicadores adecuados de transparencia. Por primera vez se publicó un presupuesto ciudadano con el objetivo de dar acceso a un porcentaje más amplio de la población a información de los ingresos, gastos y deudas del país.

Este esfuerzo se vio recompensado por el mejoramiento de la calificación del Indice de Presupuesto Abierto. Sin embargo, en los últimos dos años hemos visto retrocesos lamentables en materia de transparencia presupuestaria. El presupuesto del 2013 se aprobó hasta enero de este año sin aprobar los presupuestos de 6 instituciones públicas. 

Las consultas a diferentes sectores de la sociedad se descontinuaron, y ahora, como el punto culminante de la gestión fiscal del actual gobierno, el Presidente ordena que no se publique el presupuesto2014,  y en un claro acto de burla a la ciudadanía, aprueba en el Consejo de Ministros el mismo presupuesto de 2013, con algunas ampliaciones. 

Es correcto que el Presidente quiera discutir con la nueva presidenta o el nuevo presidente detalles del presupuesto después de las elecciones, para ello tendrá un período de más de un mes, dado que el presupuesto por ley debe ser aprobado antes del 31 de diciembre de cada año. Sin embargo, eso no es obstáculo, ni debería ser justificación, para que el resto de la población no conozca el proyecto de presupuesto 2014 que por ley debe ser presentado antes del 15 de septiembre al Congreso Nacional. 

Habría que recordar que una característica importante de la democracia participativa es el acceso a la información de su ciudadanía.