Martes, 22 Jul de 2014
Martes, 10 Septiembre 2013 23:23

Familiares reclaman los cuerpos de masacrados

La Ceiba, Honduras

Los cadáveres de la familia asesinada en Mezapa Atlántida, identificados como María Lourdes Rodezno, sus hijos Esau, Josué, Bairon y Edwin Raúl, todos de apellido Muñoz, fueron entregados la tarde de ayer por las autoridades de medicina forense de esta ciudad.

Los cuerpos llegaron a las 6 de la mañana del  martes. Durante todo el día el personal de la morgue les realizó la respectiva autopsia. Fue hasta las siete de la noche que pudieron los parientes recibir a sus muertos tras pasar todo el día realizando trámites.

Los cuerpos fueron traslados a Mezapa en dos vehículos de una funeraria de esta ciudad anoche, donde le darán cristiana sepultura en un cementerio público de esa comunidad, según dijeron los familiares en las afueras de la morgue.

El doctor Carlos Lanza dijo que los occisos fallecieron de varios impactos de bala en su mayoría en la cabeza y tórax, por lo que murieron de forma instantánea.

Cuando los cuerpos fueron encontrados tenían entre diez a doce horas de haber muerto, según los forenses.


Exigimos justicia

LA CEIBA.- Carmelo Fúnez, hermano del padre de los cuatro niños asesinados y cuñado a la vez de la madre de de estos, quien también fue acribillada la madrugada del pasado lunes en Mezapa, Atlántida, exigió justicia.

“En este país es lo que está de moda. Que se les puede pedir a las autoridades, justicia es lo que menos hay. Es un crimen más en los archivos de registro de la policía. No tenemos esperanzas en nadie, no hay lugar sano aquí. No tenemos donde quejarnos”, lamentaba mientras esperaba la entrega de los cadáveres.

Fúnez dijo además que al parecer era a su hermano Saúl Muñoz que buscaban pero que al no encontrarlo mataron a su familia.

“En la casa no quedó nadie. A mi hermano no lo he visto y no se donde está. Mi hermano se dedicaba a la mecánica, no es justo lo que han hecho porque al aparecer lo buscaban a él pero no estaba en la casa”, agregó.

Carmelo apuntó además que desde semana santa del año pasado no se comunicaba con su familia en Mezapa.