Domingo, 20 Abr de 2014
Miércoles, 07 Agosto 2013 23:36
Bulevar Centroamérica

Dos mareros matan a policía de Tránsito

Tegucigalpa, Honduras

Dos pandilleros, menores de edad, liquidaron de un certero balazo en la frente al policía de Tránsito, Joaquín Santos Arita (41), en la intercepción que comunica con los bulevares Centroamérica y Las Colonias de esta ciudad, cerca del Centro Comercial Plaza Miraflores de esta ciudad y después le robaron el arma de fuego.

Según el director de Tránsito, Héctor Iván Mejía, a las 4: 15 de la tarde varios policías estaban dando vía y de repente aparecieron del sector de la Kennedy con dirección al centro de la ciudad los dos desconocidos a bordo de una motocicleta color blanco marca Hero-Karisma tipo ninja.

Como la ley prohíbe el tránsito de dos hombres en este tipo de automotores, el uniformado los requirió y cuando estaba a escasos centímetros de los pandilleros, el que iba de pasajero sacó una pistola calibre nueve milímetros y le impactó el mortal balazo al uniformado matándolo al instante.

Otra versión que trascendió en la escena del crimen es que cuando los presuntos pandilleros estaban frente al uniformado uno de ellos lo tomó por el cuello y el otro le disparó en la frente y después le quitaron el arma de reglamento, calibre nueve milímetros.

Acto seguido los criminales huyeron rumbo al centro de la ciudad, por lo que se produjo una persecución de parte de varios agentes motorizados, en medio de una lluvia de balas, ya que hubo disparos por todos lados para evitar la fuga de los homicidas.

Después de recorrer unas seis cuadras en la persecución rumbo al centro de la ciudad, la Policía detuvo a dos jóvenes en el bulevar Juan Pablo II, a quienes les confiscó una pistola calibre nueve milímetros y la motocicleta en la que se conducían.

Héctor Iván Mejía, quien no estableció los nombres de los detenidos porque supuestamente son menores de edad, manifestó que éstos están bajo investigación para determinar el grado de participación en el crimen del policía de Tránsito.

Minutos después del hecho, a la escena del crimen llegaron paramédicos de la Cruz Roja pero el experimentado policía con 20 años de servicio, ya no respiraba puesto que la bala le destrozó el cráneo.

TRAFICO
Después del hecho sangriento, durante varias horas el tráfico vehicular estuvo paralizado en el sector debido a que el cadáver del policía quedó en medio de la calle y porque en la zona se construye el tramo carretero para el proyecto, trans metro.  

La muerte del policía causó consternación e indignación entre sus compañeros de armas quienes manifestaron que ni ellos están a salvo de la delincuencia y que a los criminales no les importa cometer los hechos a plena luz del día y delante de testigos y cámaras de seguridad.

El sector donde se produjo la muerte del policía es una de las zonas de mayor peligro en la capital para la ciudadanía, debido a que por el flujo vehicular y tráfico de personas todos los días se cometen asaltos a mano armada, especialmente en horas de la mañana, el medio día y por la tarde-noche que son las horas pico.

La Policía no descarta que los homicidas de Arita se dediquen al asalto o sicariato y como el ahora difunto los reconoció, los delincuentes le quitaron la vida.

20 años de servicio en la Policía de Tránsito tenía Joaquín Santos Arita (41), quien era originario de Ocotepeque, Ocotepeque.