Martes, 14 Mayo 2013 22:37

Por poquitos aplicarán reformas a la Ley de las Tarjetas de Crédito

Tegucigalpa, Honduras

La Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (AHIBA) notificó ayer al Congreso Nacional que como es imposible para los emisores de tarjetas aplicar la totalidad de las reformas a la Ley de Tarjetas de Crédito, estas se irán ejecutando gradualmente hasta terminar en septiembre próximo.

La nota leída por el secretario del Poder Legislativo, Rigoberto Chang Castillo, señala que los emisores cuentan con más de 600 mil tarjeta-habientes, cuyos datos están consignados en una importante estructura tecnológica que lleva tiempo modificar. No obstante, la misiva indica que sí es posible aplicar algunos cambios de inmediato como el otorgamiento de préstamos cuando el cliente lo solicite, nuevos horarios de cobro y modificaciones de algunas tarifas previstas por la ley.

Las nuevas reglas que regirán el negocio de las tarjetas de crédito dejan claro que los emisores no podrán cobrar réditos sobre réditos, pero sí seguirán aplicando los intereses corrientes que quieran, porque este extremo no quedó regulado.

La nueva ley elimina el cobro del seguro por fraude y otras coberturas en los que se amparen riesgos que deben ser cubiertos por el emisor o comercio asociado. Los emisores solo podrán ofrecen al tarjeta-habiente los seguros contra hurto, robo y extravío y quedará  a criterio del usuario aceptarlo, asumiendo las consecuencias que se puedan derivar en el uso del servicio.

En el caso del seguro obligatorio por deuda, sus condiciones serán reguladas por las Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS). La Comisión de Bancos está obligada a vigilar que los cargos por gestión de riesgos mencionados anteriormente sean sustentados en una nota técnica  que garantice el cumplimiento de los principios de equidad, suficiencia y moderación en que se sustentan las mejores prácticas de seguros.

TARJETAS Y PRÉSTAMOS
En el caso de que el saldo sea transferido a un préstamo personal, los gastos de cierre no podrán exceder del uno por ciento del valor a financiar y la tasa de interés nominal capitalizable mensualmente sobre saldos insolutos, no podrá superar dos veces la tasa activa promedio de los últimos doce meses, que cobre el sistema financiero nacional, sobre la cartera de consumo. Los emisores no podrán realizar más de una gestión de cobro efectiva en el día y en horas hábiles que serán establecidas por la Comisión de Bancos.

La cifra

 

600 mil clientes de tarjetas tiene el sistema financiero nacional.