Miércoles, 28 Agosto 2013 08:20
Pese a advertencias de Irán y Rusia.

Países occidentales preparan ataque contra Siria

San Pedro Sula, Honduras

DAMASCO, SIRIA - Los países occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, se mostraban dispuestos este miércoles a realizar una acción militar contra el régimen sirio, acusado de usar armas químicas, pese a las advertencias de Rusia e Irán de que desestabilizaría a la región.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, convencidos de la responsabilidad del régimen sirio en el ataque con armas químicas cerca de Damasco estaban dispuestos a realizar ataques selectivos para enviar un mensaje al gobierno de Bashar al Asad contra el uso de gases tóxicos, aunque no pretenden derrocarlo.

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente estadounidense, Barack Obama, que conversaron el martes por teléfono, "no tienen ninguna duda de la responsabilidad del régimen de Asad" en un "ataque químico", señaló Downing Street este miércoles.

"Los responsables de este uso espantoso de armas químicas en Siria no dejan lugar a dudas: es el régimen sirio", señaló el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, para quien "aquellos que utilizan armas químicas contra hombres, mujeres y niños indefensos deben rendir cuentas".

El gobierno de Estados Unidos tiene previsto hacer público esta semana una parte de un informe de los servicios de inteligencia, que apuntan a la responsabilidad del régimen sirio en el ataque del 21 de agosto.

Según la revista Foreign Policy, los servicios de información estadounidenses escucharon, tras el ataque de la semana pasada, una conversación de un responsable del ministerio sirio de Defensa con un jefe de la unidad de armas químicas, en la que le pedía "respuestas sobre un ataque con un agente neurotóxico que mató a más de 1.000 personas".

La revista señala que la grabación es el principal argumento que esgrime Estados Unidos para mostrar su convencimiento del uso de armas químicas por parte de Siria.

La ONU reanuda inspecciones
En el terreno, los investigadores de Naciones Unidas se dirigían el miércoles hacia uno de los lugares del ataque atribuido al régimen sirio, después de haber suspendido el martes su misión por motivos de seguridad, según constató un fotógrafo de la AFP.

El presidente francés, François Hollande, quien recibirá el jueves al presidente de la Coalición Nacional Siria (oposición), se mostró también "dispuesto" a intervenir militarmente para "castigar" a Damasco por "gasear" a su pueblo.

Ahmad Ramadan, dirigente de esta coalición, dijo que la intervención es "cuestión de días" y que los rebeldes han analizado con los países aliados los objetivos que conviene atacar.

Según un responsable de la administración estadounidense, la intervención se limitará a una campaña puntual de lanzamiento de misiles de crucero Tomahawk desde los cuatro destructores situados frente a Siria.

Por su parte, Cameron reiteró que el gobierno británico "todavía no ha tomado una decisión sobre la naturaleza específica de nuestra respuesta", pero aseguró que "sería legal y específica al ataque con armas químicas", informó Downing Street este miércoles.

El primer ministro británico convocó al Parlamento el jueves con el objetivo de votar "la respuesta del Reino Unido al ataque con armas químicas".

Sin embargo, Rusia y Irán, aliadas del régimen de Asad, advirtieron de las consecuencias regionales de una intervención.