Sábado, 02 Marzo 2013 22:45

Jeremy, el “Niño Gris” que lucha por su vida

San Pedro Sula, Honduras

En una sala aislada, acostado en una camilla y luchando por su vida, aún sin saber de la gravedad de su mal, está el pequeño Jeremy Pineda, de un año de edad, el único hondureño que ha sido diagnosticado con el síndrome de Chediak Higashi.

Artículos relacionados (por etiqueta)

En Portada

Esta inusual enfermedad es un problema genético. Fue detectada en el infante cuando tenía apenas tres meses de nacido por lo que necesita con urgencia un trasplante de medula ósea para poder sobrevivir.

Por su piel delgada, y su cabello de aspecto plateado les denominan "Niños Grises" a quienes padecen de este mal. Jeremy recibe atención médica en la Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer, en el hospital Mario Rivas.

La madre del menor, Mariela Ford, de 27 años, manifestó que lo único que puede erradicar por completo el síndrome es el trasplante por lo que solicitó a la población a que le ayuden a su hijo para trasladarlo a los Estados Unidos.

Ford dijo que al pequeño Jeremy ya no se le puede aplicar las etapas de reinducción, que son quimioterapias,  debido a que ya le han puesto tres y someterlo a esta terapia implica riesgos mayores.

“Los médicos me dicen que ya no lo pueden someter a las quimios debido a que se le puede desarrollar leucemia. La única que le ayudaba a mantenerse un poco estable para que la enfermedad no avanzara era la quimioterapia etopósido, pero ya no se le aplica”, detalló Ford.

El menor podría ser operado en los Estados Unidos, ya que una clínica de ese país le haría la operación sin costo alguno para la familia, pero solicitan a los familiares de Jeremy dos millones de lempiras para que después del trasplante pueda estar en una sala estéril durante un periodo de seis a ocho meses.

“Nosotros somos personas de bajos recursos económicos y por eso solicito a las personas de buen corazón que nos ayuden económicamente para que mi hijo sea operado y pueda sobrevivir”, expresó la joven madre mientras lloraba.

ÚNICO CASO 
Los oncólogos de la Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer contaron que Jeremy es el único hondureño al que se le ha confirmado ese síndrome y que en el mundo solo han sido diagnosticado a 100 personas, de las cuales únicamente 67 continúan con vida.

Mariela aseguró que hace cinco años dio a luz un niño con los mismos síntomas que Jeremy, pero en ese entonces la enfermedad no era conocida por los doctores en el país. “Lamentablemente mi primer hijo murió a los 21 meses de edad porque no recibió tratamiento”.
Con el antecedente del hermanito los galenos del hospital Mario Rivas le lograron detectar el síndrome al pequeño Jeremy.

DONATIVOS
Los que estén interesados en colaborar económicamente con Jeremy Pineda pueden comunicarse con Mariela Ford, madre del infante, al número telefónico 9735-3269 o hacer sus depósitos a la cuenta de Banco Atlántida 2203-150319.

SINDROME
El síndrome de Chédiak–Higashi es una enfermedad genética que afecta múltiples sistemas del cuerpo y se origina por la mutación de un gen. No existe un tratamiento específico para esta patología. El trasplante de médula ósea esta siendo exitoso en algunos pacientes. Los niños con esta enfermedad sufren afecciones neurológicas e infecciosas. Las infecciones afectan las mucosas, piel y tracto respiratorio. Los niños afectados son susceptibles a infecciones por bacterias gram positivas y gram negativas y hongos, siendo el Staphylococcus aureus el organismo que los afecta con mayor frecuencia. Estas infecciones son muy serias y usualmente amenazan la vida, llegando pocos afectados a la edad adulta.