Martes, 09 Julio 2013 23:20

Aníbal Barrow: Desenlace fatal

Villanueva, Cortés

De las aguas de un crique que cruza en medio de las cañeras conocidas como “Invasión Villa Elim” cerca de la colonia Siboney, desmembrado y con signos de haber sido quemado, fue rescatado ayer el cuerpo descompuesto que todo hace presumir sería  el del periodista Aníbal Barrow, de 65 años. Faltarían las pruebas de ADN para confirmar legalmente que se trata de él.

Los restos humanos estaban esparcidos y cubiertos por una gran cantidad de plantas acuáticas que abundan en el crique, conocidas como lechuga. En horas del mediodía (entre las 11:55 y las 12:20) se rescató el tronco y por la tarde, alrededor de las 4:00, se logró ubicar la cabeza, las piernas y los brazos, confirmaron fuentes en el lugar.

En el lugar también se encontró ropa con las mismas características a la que vestía Barrow el 24 de junio pasado, cuando fue privado de su libertad.  Las prendas, así como dos libretas bancarias a nombre del también ingeniero agrónomo, estaban enterradas en la orilla del crique, a corta distancia de donde se encontró el tronco (cortado de la cintura hacia arriba, sin cabeza ni brazos).

Por la ubicación de la vestimenta (yin, una camisa y ropa interior), las autoridades determinaron que el cuerpo fue desmembrado frente al canal de aguas, luego lo lanzaron al agua y enterraron la ropa, que se encontraba en varios pedazos por la acción de los objetos con que lo cortaron.

A pocos metros del quinel está construida una galera, forrada de madera vieja y alambre ciclón, donde está instalada una bomba que extrae agua del quinel y la impulsa hacia las plantaciones de caña. La “Invasión Villa Elim” es la zona habitada más cercana al crique donde estaba el cadáver (por lo menos 4 casas ocupadas se ubican a unos 100 metros hacia el norte). Aproximadamente son 35 las viviendas construidas con madera, cartón y nylon las que se ubican cerca del quinel, pero ninguno de los pobladores brindó información sobre la presencia de personas sospechosas en el lugar en días pasados.

Las autoridades lograron dar con el sitio, conocido también como “La Laguna”, gracias a la información que brindó  el  testigo protegido que tiene la policía y que fue capturado durante los allanamientos de la semana pasada, quien detalló que los captores de Aníbal Barrow, después de quitarle la vida, lo desmembraron, lo quemaron y luego lanzaron su cuerpo a un quinel anegado de cocodrilos, con el fin de que nunca fuera encontrado.

El testigo mencionó a las autoridades que el lugar donde se abandonó el cuerpo se llamaba “La Laguna”, pero en las cañeras de Villanueva hay tres zonas conocidas con ese nombre. Los investigadores iniciaron la inspección de estos tres sitios desde el domingo pasado, pero fue hasta ayer que lograron encontrarlo.

Sin embargo, tras 16 días de intensa búsqueda y de una exhaustiva investigación realizada por dos equipos conformados por agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), fiscales de la Unidad de Impacto Social del Ministerio Público y otras dependencias de la Policía Preventiva; se logró dar con el sitio.

Miembros del Cuerpo de Bomberos de Villanueva y San Pedro Sula, bajo las instrucciones de la doctora forense Celeste Rodríguez, sacaron los restos humanos con cuidado para evitar desprendimientos. Las autoridades anunciaron que el cadáver será sometido a pruebas de ADN para determinar si se trata o no de Aníbal Barrow, aunque todo indica que los restos hallados son el periodista.

“La verdad prevalece y triunfa tarde o temprano” fue el último mensaje que escribió en su estado de BlackBerry el periodista Aníbal Barrow.

120 PERSONAS
Alrededor de 120 personas, entre policías, investigadores, fiscales, bomberos, periodistas y militares,  se encontraban ayer en el lugar donde se encontró el cadáver.

PROFUNDIDAD
1.5 metros de profundidad tiene el quinel donde se encontraron las partes humanas.