Domingo, 09 Junio 2013 17:27

¡Defendamos El Merendón, la cordillera de todos!

​Ilsa Diaz Zelaya
Nuestra bella cordillera del Merendón, es y debe considerarse como uno de los grandes tesoros que sirve de marco imponente a la belleza del Valle de Sula.

Con los años, se han constituido en sus entrañas muchas comunidades, la mayoría de ellas sin los servicios necesarios para subsistir en un mundo que reclama salud, educación, medio ambiente, y recursos naturales bien preservados para las futuras generaciones, pero ahora se aprecian proyectos de desarrollo en la mayoría de sus comunidades, producto del propio esfuerzo de sus pobladores natos, y con el apoyo de algunas instituciones, que han apreciado lo que vale el mejor tesoro que tiene la ciudad.

Gracias a municipalidades previsoras como la de San Pedro Sula, se cuenta ahora con un Plan de Manejo que surge de el Decreto 46-90 del Congreso Nacional y en donde se aseguran de una vez por todas las acciones tendientes al desarrollo sustentable de la región que se extiende desde algunos municipios de Santa Bárbara, y Cortés.

Varias son las instituciones que trabajan con los pobladores del Merendón, en diferentes programas, aunque hay que admitir hay depredación en algunas áreas dedicadas a la Agricultura, especialmente al cultivo de vegetales, café,  y  algunas pequeñas haciendas.

Hace siete años, le dimos vida con un grupo de amigos y amigas, a la FUNDACION MERENDON , habiendo hecho alianzas valiosas que nos han permitido llevar a sus pobladores algunos programas que les han beneficiado , tomamos la decisión de recuperar las principales cuencas de los ríos, comenzando por tres de ellos que son los más depredados, Manchaguala, la Virtud y el Palmar, a su entorno , organizamos la Cooperativa CAPROCAFIN, y con apoyo del gobierno de Castilla de León y la SERNA que es la única institución gubernamental que nos brinda una transferencia anual que nos sirve de soporte para las alianzas que estamos haciendo, comenzamos a promover acciones positivas. Ahora cuentan los productores con más de cien manzanas de Cacao Fino que ya comienzan a producir. Luego vamos con un programa de Educación Ambiental en tres escuelas que será un plan piloto para el cual hemos conseguido el respaldo de instituciones nacionales de reconocido prestigio, y continuaremos con los productores de cacao fino, a los que se les están construyendo sus instalaciones propias y el primer mercado verde dentro del Merendón, para que los agricultores puedan comerciar allí mismo sus productos. 

 Instituciones como Club Rotario Usula, Aguas de San Pedro, Cervecería hondureña, INFOP, y otras,  están ayudando al Merendón, y por ello es importante seguir los lineamientos consignados en el Plan de Manejo, monitoreado por la autoridad establecida que es DIMA como una dependencia de la Municipalidad sampedrana. 

Últimamente se ha despertado una gran inquietud por el tema del Merendón, porque de allí depende al agua de San Pedro Sula, y existe una presión cada día más evidente, de personas pretendiendo establecerse en ella a como dé lugar. Pero la autoridad y los habitantes no lo permiten y defienden un derecho de posesión adquirido por muchísimos años.

El diputado Marlon Lara, presentó una moción, que despertó el interés por el Merendón, le agradecemos que la haya retirado, porque en este año político, es difícil ofrecer y hablar de cambios de cualquier clase en esa zona, otrora ignorada por muchos y sobretodo hablar de redefinición de límites de los viejos asentamientos, cuando más bien el 46-90 los protege. 

Estas nuevas legislaciones y programas del gobierno, afirman que tienen la intención de remedir los límites de sus tierras y especialmente rectificar según ellos la Cota 200 que es el límite que todos sabemos cómo habitable, preservando las zonas de reserva, de amortiguamiento y de sitios bellos como el Parque Cusuco que es considerado como la Joya del Merendón.

Los señores del programa de ordenamiento territorial, dicen que actúan con orden directa del Presidente de la Republica, y que cuentan con un financiamiento para hacer la rectificación, ignoran las legislaciones anteriores aprobadas por el Congreso y de los municipios en su autónomo derecho y están sacando áreas de propiedades hasta de reserva, para darlas en títulos de propiedad a pobladores extraños a las comunidades. A los oídos de los viejos pobladores han llegado noticias de nuevos y modernos asentamientos en los terrenos que pretenden recuperarse,  en el lecho de la montaña, especialmente en los sectores de Cofradía, el Zapotal, Armenta, etc., así como el establecimiento de mas proyectos de energía hídrica pues ya hay dos, que han depredado comunidades, sin ofrecerles nada a cambio y venden la energía que producen a Guatemala.

En una reunión que tuvimos en el alero acogedor como siempre de la Cámara de Comercio , tuve la oportunidad de mostrarles fotografías de los daños que se hacen, en una zona en Puerto Cortés,  que nuestra familia ha preservado por mas de cincuenta años en zona de Reserva La Trinidad, que nuestro padre bautizó con mi segundo nombre. Me vi obligada a declarar la verdad, pues parte de estas tierras además de estar registradas en el INA fueron entregadas por el proyecto a terceros. Han sido preservadas por nosotros, aunque últimamente la depredación constante, ha sido denunciada ante las autoridades de Puerto Cortes, y ahora ante la Fiscalía. Los nuevos propietarios,  están llegando al extremo de botar bosque, para sembrar palma Africana,  otros, pretenden instalar pilas para producir Tilapia, tomando el agua de los ríos y vertientes, pues allí se han protegido afluentes del Tulian, Rio Medina, Coto y otros. Gracias a Dios que la Municipalidad de Cortes, ha comprendido los abusos cometidos por los agentes de  estos programa que vienen desde Tegucigalpa, y allá se hacen las escrituras,  echando al cesto de la basura las leyes y disposiciones municipales y los derechos de posesión continua y pacífica,  de sus legítimos dueños. Esas disposiciones ya vienen en camino por Choloma, y pretenden llegar a San Pedro Sula, pero aquí  se encontraron con una férrea oposición para hacer respetar las leyes y lo asentamientos antiguos y sus ríos, pues son la esperanza de agua para toda la región en el Valle.

Francamente no creemos que en este año político se intente de nuevo inquietar a los sampedranos con esas nuevas disposiciones, no hay que poner de excusa que es una orden terminante del Señor presidente y que tienen suficientes fondos para la remedición. Si bien es cierto tienen una meta según ellos de entregar tantos títulos, no creemos que el Señor Presidente, les haya dado permiso para infringir las leyes ya establecidas.