Jueves, 24 Jul de 2014
Domingo, 06 Octubre 2013 18:08

¿Quién gana las elecciones el 24 de noviembre en Honduras?

Luis Zavala
A medida que se acerca el día de las elecciones, la inquietud por saber quien ganara la presidencia se vuelve una necesidad imperativa.

Como siempre ocurre, hay quienes quieren alinearse con el que gana no importa su ideología. Lo importantes es ubicarse en la línea del poder para sacar provecho. En este sector se encuentran personas y grupos poderosos económicamente que ¨le entienden al tramite¨. El interés de ellos es lograr influencias y hacer  negocio. Si es con Dios, lo hacen con Dios y si es con el diablo, lo hacen con el diablo. Ellos juegan enchute con la política al apostarle a los candidatos (as) ganadores dándoles fuertes contribuciones económicas expresadas en diez, veinte, cincuenta y mas millones de lempiras. Apuestas a los posibles ganadores. De tal manera que si gana un partido están bien y si gana el otro partido están bien. No hay que olvidar que estos señores hacen encuestas para conocer la realidad y de esa manera orientan su conducta. Por cierto que las ofertas son tan significativas que es difícil que se nieguen los ¨objetivos¨

Así mismo, se encuentran personas y grupos que no son poderosos económicamente y que también están ¨a la vigiona¨ de quien gana para sacar provecho del poder.  Esta gente aparece cuando llega el presidenciable o figuras de alto nivel sobresaliendo cuando toman la palabra o por las vivas o los aplausos que dan. Esta gente juega  a la muerte súbita o a la ruleta rusa. Si se equivocan al elegir el presidenciable, lo pierden todo.

Por otra parte están los parciales de cada partido muy ansiosos y desean vehementemente que se produzca la victoria de su partido. Más que pensar en un proyecto de país, está el interés particular de resolver su problema personal de empleo y a veces cobrarse cuentas pendientes con los adversarios tradicionales que los hostigaron mientras ejercían el mando. La militancia política de los partidos en su gran masa, son puro corazón y emoción. La educación politica-ideologica no es cultura partidaria. Los líderes nacionales le tienen miedo a la educación política y a la organización del pueblo. Un pueblo organizado y bien educado, tarde o temprano se sacude los liderazgos dañinos. También está la esperanza de un pueblo que sueña con que su partido traerá la solución a los problemas de Honduras. Estas personas no piensan en ¨chambas¨ piensan en soluciones donde ellos puedan desarrollarse independientemente y tener una vida decorosa.

La pregunta de quién gana las elecciones no es fácil responderla si queremos satisfacer pasiones. La verdad es como dijo el recientemente fallecido líder y héroe vietnamita Vo Nguyen Giap, para ganar una guerra o una lucha, se requiere Dirección, Organización y una buena estrategia.

Un ejército puede ser muy grande pero sin una buena estrategia lo derrota un ejército pequeño. Tres grandes ejércitos derrotaron los vietnamitas dirigidos por Ho Chi min y Vo Nguyen Giap: el japonés, el francés y el de Estados Unidos de Norteamérica. Pagaron un alto precio en vidas preciosas pero sacaron al enemigo invasor de su territorio. 
Una buena estrategia sin buena organización y sin buena dirección, no va para ningún lado. En este mes de octubre, la campaña publicitaria arreciara y podremos observar un combate donde se impondrá el que interprete mejor las expectativas populares.

Uno de los puntos cruciales es la seguridad y el empleo. Mejor dicho como decirle al pueblo y que el pueblo crea que mi plan de seguridad es el mejor y el que puede funcionar. Hasta este momento que escribo, los esquemas o sistemas de seguridad que ha empleado el país no funcionan o no dan buenos resultados. Observamos los militares en las calles que andan de arriba para abajo y producen una sensación de alivio cuando uno está cerca de ellos. Pero, uno se pregunta: porque sacrifican tanto a estos nobles soldados -que no les queda alternativa más que obedecer- que andan bajo ese tremendo sol como que anduvieran en un túnel oscuro. Es decir, andan y no ven porque no pueden descubrir los delincuentes a simple vista. Todo mundo sabe en qué lugar viven los delincuentes, con quien se reúnen, que comen, que hacen y a que lugares asisten. Sin embargo, sabiendo donde están no los buscan allí. QUE ANDAN HACIENDO EN LAS CALLES? Bueno, producen sensación de seguridad pero la inseguridad sigue. He observado que a veces caminan soldados sin radio comunicador. Entonces me digo yo: como les avisan de un delito y los que lo cometen? Quizás por celular.

Fíjense bien en algo, que un partido no observe bien esa conducta no quiere decir que para fines electorales aquello esta malo. Los publicitas políticos y los dirigentes del partido tienen que diferenciar lo que es correcto y se tiene que aplicar desde el gobierno y lo que se debe decir en el anuncio para conquistar al electorado. El político o política que se inscriba en sus caprichos y no considere lo que piensa el pueblo lamentara los resultados el día de las elecciones.

Quien ganara las elecciones: se que en este momento hay una pelea dura y que arreciara en los días venideros entre Doña Xiomara Castro de Zelaya del Partido Libre y Juan Orlando Hernández del partido Nacional y la inteligencia de ellos sumados a la buena dirección, organización y estrategia le puede dar resultados esperados. No obstante, Juan Orlando Hernández lleva sobre sus hombros la pesada carga de un gobierno que no ha logrado entregar la promesa de seguridad y trabajo aunque él hace un esfuerzo mayúsculo por sacudirse los vínculos con el gobierno. Es como una misión imposible porque el país vive lo que podemos decir una desgracia nacional. Juan Orlando Hernández ha logrado algo muy importante que le beneficia en su campaña y es que la gente cree que lo que se propone lo logra. Hasta hoy fue así desde el congreso.  Por otra parte esta Doña Xiomara que aunque parte del gobierno de Mel Zelaya, no tuvo el protagonismo de poder que ha tenido su principal adversario. Ella goza de una novedad que es mujer y que es el hombre con títulos universitarios los que han gobernado y andamos mal y peor cada vez. Los problemas siguen ahí. Ella, Xiomara reúne la condición de mujer, madre y esposa y además tiene un partido que sin estar unido graníticamente en las bases,  la sigue con los ojos cerrados, moviéndose por voluntad propia sin esperar incentivos economicos.  También ha demostrado valor y arrojo en las calles en la lucha por restablecer el imperio de la democracia en Honduras.