Viernes, 01 Ago de 2014
Martes, 14 Mayo 2013 14:26

Jóvenes ponen en práctica un peligroso juego sexual en Colombia

COLOMBIA

Las reglas son pocas y sencillas. El juego consiste en ponerse en círculo (carrusel o ruleta) y bailar al son de la música.

Normalmente cuando ya todo el grupo lleva unas cuantas copas. Entonces los hombres comienzan a penetrar a las chicas, muchas de ellas menores de edad. 

Lo hacen muy rápido porque si alguno eyacula pierde y sale de la ronda. Sin protección. Así de simple. Y de peligroso.

La práctica, conocida y extendida desde hace más o menos un año entre los adolescentes de Medellín y otras ciudades colombianas, la ha sacado a la luz el diario 'ADN' con el testimonio de una niña que ha quedado embarazada de este modo.

“Eran los 15 de una amiga. Nos fuimos para una finca y estábamos tomando (licor). Cuando pusieron la música todos nos pusimos a bailar. Éramos unas 10 personas y alguien propuso jugar ‘Carrusel’ o ‘Ruleta’”, contó una menor, de 14 años.

“La idea era demostrar quién era el que más aguantaba, pero no pensé que pudiera quedar embarazada, porque no era mucho tiempo, solo un juego”, dice preocupada la niña. "Creímos que la habíamos educado bien, ahora todos estamos en terapia psicológica”, cuenta la madre de la menor.

No es el único caso. Según los datos de la Secretaría de Salud de Medellín, recogidas por el periódico, 6.967 mujeres entre los 10 y los 19 años tuvieron un embarazo en 2011. Además, el año pasado, se detectaron tres casos de sida en mujeres adolescentes gestantes.

Más que el año anterior. Y en las consultas, algunas chicas confesaron que quedaron embarazadas tras jugar a 'la ruleta sexual'.

Para la adolescente de 14 años fue una ‘locura’ momentánea, que le pareció normal porque todas sus amigas lo hacían.

Además de las gestaciones no deseadas y de los abortos -pues muchas deciden interrumpir el embarazo-, los expertos advierten del riesgo de que aumenten las enfermedades de transmisión sexual y de la poca conciencia de los jóvenes sobre los riesgos de estas prácticas.

Muchas chicas acceden a participar en estas rondas porque sus amigas lo hacen o porque los chicos se lo piden y no quieren quedarse apartadas del grupo.


​Fuente: diarioadn.co y elmundo.es