Protección de la Biosfera

El gobierno, de acuerdo con los compromisos contraídos ante la declaración de la Biosfera del Río Plátano, por parte de la UNESCO, como Patrimonio de la Humanidad, deberá presentar el día de mañana, 1° de febrero, un informe sobre el estado actual de esa zona protegida.

Ese informe no podría ser muy halagador, pues la Biosfera del Río Plátano ha continuado siendo objeto de la depredación incontrolable de los taladores de bosques, como lo denunció la organización ambientalista Global Witness desde principios de 2009.

Esas denuncias vienen presentándose invariablemente desde hace muchos años, primero en la esfera local y posteriormente con el apoyo decidido del ambientalismo internacional, pero lo cierto es que su efecto reparador y rectificador ha sido insignificante, pese a que actualmente en el mundo la lucha por la preservación de los recursos naturales --especialmente del agua y los bosques—tiene máxima prioridad.

Hace aproximadamente ocho años, por ejemplo, la comunidad de Iriona (Colón) alertó sobre la invasión, por parte de grupos campesinos empujados por militares y empresarios, en la zona de amortiguamiento del río Miel, pero el daño se consumó impunemente.

Nuestras autoridades forestales, aceptando la situación, se reducen a registrar estadísticamente una deforestación anual de la Biosfera del Río Plátano de alrededor de 100,000 hectáreas, a causa de la tala ilegal, los incendios y el uso de madera para combustible.

La conclusión en 2009 de Global Witness, en cuanto a que “la Biosfera del Río Plátano es un área muy vulnerable y se encuentra en proceso de continua degradación” sigue siendo válida. Esa situación no ha cambiado, y podría haber empeorado.

Por esa razón, en ocasiones anteriores planteamos  la conveniencia de crear una entidad especial dedicada a la investigación, la vigilancia y el control de la Biosfera del Río Plátano, para lo cual cabía gestionar financiamiento internacional y el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas. Finalmente se creó el Comité Técnico Ad Hoc para la protección de la Reserva del Hombre y de la Biosfera del Río Plátano.

Vemos con interés que ahora, a estas alturas, la Secretaría de Recursos Naturales (SERNA) se dispone a solicitar en Consejo de Ministros la aprobación de un reglamento operativo de la Comisión Ad Hoc y de un protocolo de intervención para delitos ambientales en las dos reservas forestales.

También la SERNA habla de la futura aplicación de un plan operativo y estratégico de intervención a corto y mediano plazo, lo cual da la impresión de una acción de última hora para fabricar el informe que demanda el compromiso con la UNESCO en torno a la Biosfera del Río Plátano. De cualquier modo, algo es algo, aún si se trata de mucha paja con poco trigo.